¿Cómo es un día de elaboración de cerveza?

 

¿Cómo es la vida del hacedor de cerveza? Bueno en realidad que es muy interesante, divertido y una se la pasa bien.

Así que antes de leer este largo artículo, vaya y ponga una cerveza en su mano.

Elaborar cerveza está de moda, me dicen a menudo, y la verdad es que sí, solo que esta moda lleva más de 10,000 años.

 

16646324-mmmain

El hombre a elaborado cerveza desde el inicio de las primeros asentamientos humanos, y se sabe ya que en la antigua Mesopotamia era una práctica común .

 

La verdad es que desde que el ser humano descubrió que podía elaborar cerveza, no ha dejado de hacerlo, y seguramente cuando la humanidad conquiste nuevos planetas, entre lo primero que llevará, estarán los medios para continuar creándola.

 

Pero bien, describamos como es un día de elaboración de cerveza, o al menos como es cuando en Brewmasters nos reunimos a hacer la bebida de los dioses.

 

Elaborar cerveza lleva de todo, creatividad, entusiasmo, el reunirnos con buenos amigos, trabajo en equipo, talacha, un poco de química, bioquímica, plomería, cocina, electricidad, y limpieza. La verdad es que no hay como aburrirse en un día de elaboración.

 

Todo comienza cuando alguno de nosotros, tiene una idea o soñó con alguna locura, algo así como, que tal que si hacemos un clon de tal cerveza pero con un lúpulo distinto, o algo más extremo, que tal que hacemos una cerveza con alacranes, o algo más común, que tal que le agregamos a la receta que hicimos hace un mes, romero o menta o lo que sea, o que tal que usamos el nuevo lúpulo medusa para hacer nuestra receta de la porter, algo así.

A lo que los demás respondemos al unísono, va!

 

Y entonces nos quedamos de ver en nuestra planta cervecera, a veces somos 6, a veces 4, a veces 3, y rara vez dos, pero no importa, uno de los presentes, es el encargado de reunir los ingredientes, pesarlos y empacarlos. Ya presentados los ingredientes siempre hay nuevas ideas, como, y si le ponemos además flor de Jamaica? O Chile guajillo? O mole? O Nuez moscada? O lo triple de sales de burtón?

 

No sé por qué, pero siempre hay una idea nueva y entonces discutimos con mucha creatividad la receta y siempre la modificamos, 5 minutos antes de cocinarla.

 

Entonces un par de nosotros va y muele el grano, salen del cuarto de molido todos empanizados del polvo que genera la molienda, pero con esa expresión en la cara de quien está por lanzarse a una nueva aventura.

 

Mientras, calentamos el agua, que en nuestra planta afortunadamente es bastante rápido, ya que es híbrida, utiliza unos potentes quemadores de gas, pero a la vez resistencias eléctricas de 5500 watts.

 

Mientras calentamos el agua, alguien prepara un Starter para la levadura, primero la hidrata en un matraz de 1 litro, y luego la pasa a un matraz de dos litros con su airlock en una dulce mezcla de agua y extracto de mosto, previamente oxigenado, lo colocamos en una parrilla para darle una temperatura optima para la reproducción de las células de levadura y lo dejamos burbujear

 

Mientras se caliente el agua, platicamos, nos actualizamos de los últimos sucesos de la vida de cada quien, ponemos música, hacemos chistes, en fin, la pasamos bien.

 

Vaciamos el grano al tanque de macerado, y cuando el agua está lista a la temperatura deseada, la comenzamos a verter, entonces programamos nuestro control automático para mantener la temperatura de maceración fija o bien para que realice un escalonamiento, depende de lo que hayamos determinado previamente.

 

Prendemos bombas para recircular y entonces sabemos que tenemos una hora, mientras se realiza la hidrólisis de los almidones de la malta, a través de la acción enzimática.

 

Y en esa hora, pues no hay mucho que hacer, así que probamos otras cervezas que hemos elaborado anteriormente, pero compartimos un gran momento entre amigos, discutimos los sabores, hablamos de cosas serias, luego decimos tonterías, luego alguien dice un chiste, recordamos que tenemos pendientes de trabajo y nos preguntamos sobre los avances, luego más tonterías, chistes, nuevas ideas, alguien habla sobre algo personal, luego más cosas de trabajo, más chistes, más tonterías, más cervezas, y así…, es como una buena sobremesa con amigos.

 

La hora pasa rápida, y entonces preparamos para trasvasar el mosto al tanque de hervido, alguien se encarga del lavado del grano o sparge, subimos la temperatura para que el agua vaya hacia la ebullición, y en cuanto comienza a hervir alguien se encarga de cronometrar el tiempo, estando al pendiente de cumplir con el horario para agregar los lúpulos en el momento correcto, según la receta que tenemos apuntada en el pizarrón.

 

Entonces tenemos otra hora de relax, y retomamos aquello en lo que estábamos, bebemos más cerveza, hablamos más tonterías, de cosas serias, de trabajo, un chiste, nuevas ideas, más tonterías y más cerveza, y así nuevamente…

 

Al concluir el tiempo de hervido, que normalmente es de una hora, apagamos el fuego y procedemos rápidamente en equipo a hacer el proceso de enfriado, alguien corre, conecta mangueras, otro corre y acerca el fermentador pulcramente limpio y desinfectado, otro corre y prende la bomba del líquido frío, mientras otro prende la bomba del mosto, mientras otro abre el tanque de oxigeno y lo pasa a través del oxigenador de línea, mientras otro está pendiente de las temperaturas, mientras otro corre, solo por correr.

 

En estos momentos no hablamos demasiado, sino todos están pendientes de que descienda la temperatura rápidamente y de disminuir los riesgos de infección. Alguien canta las temperaturas(así se dice, no es que realmente cante) y los otros ajustan el flujo del mosto y del líquido refrigerante según se requiera.

 

Finalmente se pasa todo el mosto al fermentador, y lanzamos la levadura que está en Starter, que para este momento está muy activa y en plena reproducción.

 

Y hemos concluido, a veces tomamos un breve descanso, 15 minutos y a veces de inmediato hacemos lo que a nadie nos gusta, comenzamos a limpiar, hay que lavar todo y dejarlo muy limpio, alguien trapea el piso, mientras otros lavan los tanques, alguien limpia el stand de la planta y los utensilios utilizados. Al final se acaba muy cansado y normalmente nos despedimos pronto y cada quien se va a su casa.

 

Al final uno va cansado, pero feliz de haber pasado un buen día entre amigos, y sobretodo con esa sensación de espera y emoción, de que ya quieres que pasen 3 o 4 semanas para poder probar tu más reciente creación.

 

Y así a grandes rasgos es como les puedo relatar que son nuestros días de elaboración de cerveza.

A estos hay que agregarles el día en que nos reunimos para embotellar y etiquetar la cerveza, y el día en que la probamos, pero eso se lo contaré en otra ocasión.

 

 

 

Tagged

About Juan José García Ornelas

Permanent Entreprenewbie, I like to startup new projects online, I enjoy cooking and brewing beer, and love to fly in whatever thing that flies. Twitter: @juanjobiz

View all posts by Juan José García Ornelas →

Related Posts

One thought on “¿Cómo es un día de elaboración de cerveza?

  1. Fernando Zaragoza

    Hola.
    Desde hace mucho tiempo traigo en la cabeza la posibilidad de hacer cerveza en casa pero es la primera vez que me dedico a indagar sobre eso. Veo con emoción que ya hay toda una cultura de la elaboración a todas las escala y eso me pone muy contento. Pronto estaré reservando mi lugar para los cursos que ofrecen.
    Reciban un fuerte saludo y una felicitación por la dedicación que le ponen a sus tareas de difusión, asesoría y promoción que de verdad entusiasman a todos los que disfrutamos un buen tarro de cerveza.
    Hasta pronto!!

    Responde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *